Bienvenidos

Modernización tributaria y Familias Empresarias.

Señor Director:

En carta de ayer en esta misma sección, el señor ministro de Hacienda, Felipe Larraín, hace un resumen de los beneficios que en justicia, traerá la integración total del sistema, en comparación al actual régimen tributario, aprobado en el gobierno anterior.

Estamos totalmente de acuerdo con estas apreciaciones, pero estamos aún a la espera que se incorpore la indicación que está en manos del ejecutivo y legislativo, en cuanto al reconocimiento explícito de las empresas familiares y familias empresarias, y un tratamiento especial en el caso del impuesto de herencias, cuando la familia decide continuar con el negocio luego de la muerte de páter familia.

Tal vez el monto máximo de facturación anual para obtener este beneficio puede ajustarse, como se hiciera con otros aspectos de la nueva propuesta, a la suma de UF 75.000.

La indicación a saber dice así:

“FORMULA INDICACIONES AL PROYECTO DE LEY QUE MODERNIZA LA LEGISLACIÓN TRIBUTARIA. (Boletín N° 12043-05)

AL ARTÍCULO 4°

1) Para introducir en el número 4° la siguiente letra b), nueva:

  1. b) Agrégase el siguiente número 9°, nuevo: Las que correspondan al patrimonio de empresas familiares productivas de bienes o servicios, cualquiera que sea su forma de organización jurídica, cuyos ingresos netos anuales promedio de los últimos tres años no sea superior a setenta y cinco mil unidades de fomento. Para estos efectos, se entiende como empresa familiar aquella que cumpla los siguientes requisitos copulativos: a) una o más familias tienen una participación mayoritaria y ejercen el control de la empresa; b) uno o más miembros de la familia participan en la gestión de la empresa; y c) existe una vocación de continuidad y permanencia en la propiedad y gestión de la empresa. La exención en cuestión regirá en beneficio de la sucesión hereditaria del donante o causante y siempre y cuando no enajenen por acto entre vivos su parte en la empresa familiar dentro de los diez años siguientes a su adquisición. En caso de que uno o más de los donatarios o asignatarios o sus sucesores, enajenen por acto entre vivos, el todo o parte de su propiedad en la empresa familiar antes de vencimiento del plazo anterior, se devengará para cada enajenante y respecto de su cuota el impuesto correspondiente con reajustes e intereses como si no hubiera operado esta exención. Se presumirá que existe una vocación de continuidad y permanencia en la propiedad y gestión de la empresa familiar, cuando la familia empresaria cuente con un protocolo familiar, que se haga cargo de su continuidad en el tiempo.”

Esperamos que esta instancia de participación ciudadana logre este cambio tan positivo para nuestra economía, lo que varios países más desarrollados, ya han realizado.

Por Andrés Vial.

Presidente de Familias Empresarias de Chile.

Carta Publicada en El Mercurio.

adminblog • 13 julio, 2017


Previous Post

Next Post